Osvaldo Jorge Bayer (1927-2018).

Osvaldo Bayer (Vida y obra)

Osvaldo Bayer.jpgOsvaldo Jorge Bayer (1927-2018). Nacio el 18 de febrero de 1927 en Santa Fe,1​ (Argentina) y murió el 24 de diciembre de 2018 en Buenos Aires (Argentina) .

Era un historiador, escritor y periodista anarquista argentino. Vivía en Buenos Aires, pero también tuvo domicilio en Berlín, (Alemania) donde se exilió antes de la última dictadura militar de Argentina (1976-1983).2

Bayer se autodenomina “un anarquista y pacifista a ultranza”. Cuenta que al hacer el servicio militar se negó a ir a la instrucción militar, por lo que fue destinado a barrer y encerar pisos de los despachos de los oficiales durante dieciocho meses.3

De 1952 a 1956 estudió Historia en la Universidad de Hamburgo (Alemania), y de regreso a la Argentina, se dedicó al periodismo, la investigación de la historia argentina, y a escribir guiones cinematográficos. Trabajó en los diarios “Noticias Gráficas”, en el Esquel de la Patagonia, y en “Clarín”, donde también se desempeñó como secretario de redacción.

En 1958 fundó “La Chispa”, al que él mismo denominó como “el primer periódico independiente de la Patagonia”. Un año después fue acusado de difundir información estratégica en un punto fronterizo, y es obligado por la Gendarmería a punta de pistola, a abandonar Esquel.

Después de 1959 a 1962, fue secretario general del Sindicato de Prensa.

Durante la presidencia de María Estela Martínez de Perón, Bayer fue amenazado y perseguido debido a sus obras, sobre todo por su libro “Los vengadores de la Patagonia trágica”por la Alianza Anticomunista Argentina, dirigida por José López Regá. Esto motivó su exilio en Berlín Oeste (Alemania} desde 1975, el cual mantuvo hasta la caída de la posterior dictadura militar en 1983.

Entre sus ensayos más importantes están “Los vengadores de la Patagonia trágica”, “Los anarquistas expropiadores y otros ensayos”, “Fútbol argentino” (un guion homónimo del historiador que posteriormente fue editado en libro), “Rebeldía y esperanza, Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia”  y la novela “Rainer y Minou”.

Colabora también con el diario “Página 12,” cofundado por Jorge Lanata y por su amigo y también escritor argentino Osvaldo Soriano y el periodista Horacio Verbitsky.

Fue autor y uno de los guionistas de “La Patagonia rebelde”, film basado en el ya citado “Los vengadores de la Patagonia trágica,” el cual fue dirigido por Héctor Olivera y ganó el Oso de Plata en la Berlinale de 1974. En 2000 apareció en el filme “Ángel, la diva y yo.”

En 2008 escribió el guion y libro cinematográfico del filmAwka Liwen”4 junto a Mariano Aiello y Kristina Hille. El largometraje es la historia de la pugna por la distribución de la riqueza en Argentina, a partir del despojo de las tierras y el ganado cimarrón a los pueblos originarios y al gaucho. Para ello se desarrolló una cultura de racismo que aún perdura en el siglo XXI. El film fue declarado de Interés nacional por la Presidencia de la Nación Argentina. El preestreno de la obra se realizó en noviembre de 2009 en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. El estreno de la película se realizó en el tradicional cine Gaumont de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al que acudieron aproximadamente 3000 personas (dos cuadras de cola en las calles), también obtuvo muy buenas críticas en medios argentinos y del exterior.5​ El documental obtuvo el 1º premio en la categoría oficial argentina en el 1º Festival Internacional de Cine Político (FICIP),6​ el 1º Premio en la Categoría Documental Internacional en el 6º Festival de Video de Imperia (Italia)7​ patrocinado por la Unesco y está siendo seleccionado oficialmente en otros muchos festivales de cine. Los nietos del ministro de economía de la dictadura de la desaparición de personas, José A. y Alejandro Martínez de Hoz, iniciaron un juicio contra él, Felipe Pigna y Mariano Aiello por dicho film, lo cual motivó la realización del documental Martínez de Hoz”8.

Lucha por los pueblos originarios.

Ha estado permanentemente involucrado en la lucha por las reivindicaciones de los Pueblos Originarios argentinos, y el desenmascaramiento de figuras históricas consideradas por él como genocidas.

En 1963 dio una charla en la biblioteca popular de Rauch, una ciudad de la provincia de Buenos Aires. En aquella ocasión, sugirió a los pobladores que se impulsara un plebiscito para cambiar el nombre de Federico Rauch por el de Arbolito, el apodo del supuesto ranquel que le dio muerte al coronel prusiano. La propuesta no tuvo aceptación, y al volver a Buenos Aires, valiéndose del estado de sitio declarado en ese momento, fue arrestado por el general Juan Enrique Rauch, ministro del Interior de la dictadura, y bisnieto de Federico Rauch. Por este motivo lo encarcelaron en la cárcel de mujeres de la calle Riobamba a modo de castigo denigrante por 62 días.9​ Asimismo, desde 2004 reclama[cita requerida] con el grupo indigenista “Rebelde amanecer” el traslado del monumento al general Julio Argentino Roca ubicado en el centro de Buenos Aires, en la Avenida Presidente Julio Argentino Roca y Perú, petición que fue aprobada, pero no fue convertida en ley por la Legislatura porteña. En su lugar, Bayer pretende que se levante un monumento a la mujer originaria, proyecto para el cual se reciben llaves en la sede de la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.

En 2007 el Honorable Concejo Deliberante de Rojas provincia de Buenos Aires renombró “Pueblos Originarios” a la ex calle Julio Argentino Roca a raíz del reclamo de un grupo de alumnos de las escuelas locales que se basaron en sus investigaciones y prédica. En la actualidad existen muchos proyectos similares de cambio de nombre de calles Roca en distintas ciudades Argentinas.

En 2008 escribió el guion y libro cinematográfico del film “Awka Liwen” junto a los directores Mariano Aiello y Kristina Hille. El largometraje, que se estrenó en 2010, es la historia de la pugna por la distribución de la riqueza en Argentina; a partir del despojo de las tierras y el ganado cimarrón a los pueblos originarios y al gaucho. El film fue declarado de Interés nacional por la Presidencia de la Nación Argentina. El preestreno de la obra se realizó en noviembre de 2009 en la Biblioteca nacional de Buenos Aires con muy buenas críticas.10​ El estreno del “Awka Liwen” fue el día 9 de septiembre de 2010 en el cine Gaumont, al cual llegaron 3.000 personas (más de dos cuadras de cola).

Reconocimientos.

En 1984 se le otorgó el Premio Konex – Diploma al Mérito en la disciplina Testimonial referidas a las Letras de Argentina, otorgado por la Fundación Konex.11

El 20 de abril de 2003 la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, le otorga el grado de Doctor honoris causa por su trayectoria en el campo de los derechos humanos, la literatura y el periodismo. Parte del discurso de aceptación del premio fue el siguiente:

Hace 27 años empezaba esta dictadura que hizo desaparecer a tantos queridos amigos y que a uno lo obligó a irse del país. Yo no voy a perdonar nunca a la dictadura por tener que irme por escribir La Patagonia rebelde. Con un cambio absoluto y total también para mis hijos y mi mujer. Pero esto no es nada comparado con aquellos que perdieron la vida o sus hijos. Ninguna persona con un mínimo de sentimiento humanitario puede soportar una cosa así (…) Recibir este premio que uno nunca soñó. Cuando yo tuve que irme, el brigadier de aviación que estaba en Ezeiza me dijo: usted jamás va a volver a pisar tierra de la Patria. Y hoy no sólo piso tierra de la Patria, sino que me dan un premio

Osvaldo Bayer

En 2007 fue distinguido en la Feria del Libro de Buenos Aires.12

Ha recibido además el título de Doctor honoris causa por las universidades nacionales de Córdoba (2009)13​ , de Quilmes (2009)14​, de San Luis (2006)15​, del Sur (2007)16​, y del Comahue (1999).17​ 18​ y en la Universidad Nacional de San Juan.19

El 7 de julio de 2004 fue declarado Huésped de Honor por la Universidad Nacional del Litoral, en cuya conferencia de prensa declaró:

Me da un poco de vergüenza decir que mi primer libro fue prohibido por Lastiri. Si hubiese sido prohibido por otro presidente de más categoría, uno se pondría más contento. Al segundo libro lo prohibió Isabel Perón, y ya a los demás los quemaron los militares. Quemar libros es como abusar de los niños: es una cobardía, porque no se pueden defender20

Tan solo 15 días después de que fuera declarado Ciudadano Ilustre de Buenos Aires por la administración de Aníbal Ibarra,21​ fue declarado Persona non grata por el Senado de la Nación Argentina, bajo una iniciativa de Eduardo Menem, por haber presentado un proyecto, como ciudadano, de unir las dos Patagonias, la argentina y la chilena, como primer paso para el Mercado Común Latinoamericano.22​ En esto, el Senado se retractó en el año 2008.23​Finalmente por iniciativa del senador Daniel Filmus el Senado declaró su reconocimiento como luchador por los derechos humanos.24​ En 2008 recibió también el Gran Premio de Honor de la SADE.

El 20 de noviembre en la ciudad de San Miguel de Tucumán militantes de la Juventud Justicialista libertaria inauguran la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer en Villa Luján, barrio popular de la capital tucumana.

El 26 de noviembre de 2011 se inauguró la Biblioteca Popular Osvaldo Bayer, en la ciudad de Santa Fe.

Desde 2013, una calle de la localidad de Puerto Deseado cambio su nombre a Osvaldo Bayer, por decisión unánime del Concejo Deliberante de dicha ciudad. 25

Publicaciones.

Referencias.

  1. Declaración de Ciudadano Ilustre de Santa Fe
  2. Fernando López Trujillo, An Interview with Osvaldo Bayer, Argentine Public Intellectual and Social Historian (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).Perspectives on Anarchist Theory., Vol. 5 – No. 2. Fall, 2001
  3. Bayer, Osvaldo (4 de febrero de 2012). «Mujeres militares»Página/12: Contratapa. Consultado el 4 de febrero de 2012.
  4. [1]
  5.  [2]
  6. [3]
  7. [4]
  8.  [http://www.martinezdehoz.eu
  9. Radio Nacional Argentina. «Entrevista al escritor Osvaldo Bayer». Archivado desde el original el 17 de febrero de 2010. Consultado el 13 de febrero de 2010.
  10. García, Facundo (22 de noviembre de 2009). «Historia que no cuentan los que ganan»Página/12.
  11.  http://www.fundacionkonex.org/b632-osvaldo_bayer
  12. Volver arriba http://edant.clarin.com/diario/2007/05/05/um/m-01413037.htm
  13. El diario del centro del País (28 de mayo de 2009). «Tosco, Bayer, Jaime y la gente llenaron la biblioteca popular». Consultado el 13 de febrero de 2010.
  14. Diario Perspectiva Sur (8 de junio de 2009). «Otorgarán el título “Doctor Honoris Causa” a Osvaldo Bayer». Archivado desde el original el 19 de enero de 2012. Consultado el 13 de febrero de 2010.
  15. Universia (7 de abril de 2006). «Osvaldo Bayer será Honoris Causa de la UNSL». Consultado el 13 de febrero de 2010.
  16. Universia (1 de noviembre de 2007). «La UNS entregará el Honoris Causa a Osvaldo Bayer». Archivado desde el original el 2 de diciembre de 2007. Consultado el 13 de febrero de 2010.
  17. Madres de Plaza de Mayo. «Historia de las Madres de Plaza de Mayo, Abril, 1999.». Archivado desde el original el 4 de julio de 2007.
  18. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, U.N. Comahue. «NotiFADECS». Archivado desde el original el 7 de marzo de 2009.
  19. http://www.unsj.edu.ar/honorisCausa.php
  20. Pablo Mancini para educ.ar (7 de julio de 2004). «Osvaldo Bayer visitó su Santa Fe natal y fue declarado Huésped de Honor por la UNL». Consultado el 22 de febrero de 2010.
  21. Argüello, Jorge; Juan Manuel Alemany. «Declárase Ciudadano Ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al Sr. Osvaldo Bayer.». Legislatura de la Ciudad de Bs As. Consultado el 22 de marzo de 2010.
  22. Nota de Osvaldo Bayer en que se menciona la declaración de persona no grata
  23.  Página del Senado de la Nación en el que se detalla la declaración aprobada
  24.  http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-123004-2009-04-11.html
  25. http://www.deseado.gov.ar/diario1/index.php?option=com_content&view=article&id=5086:osvaldo-bayer-la-etica-y-la-verdad-historica-triunfan-finalmente&catid=40:sociedad&Itemid=69

Enlaces externos.

Véase también.

Entrevista a Osvaldo Bayer historiador, escritor y periodista

Por Guillermo Flores

 Osvaldo Bayer recibe a Río Negro en su casa del barrio de Belgrano. La puerta de entrada tiene un cartel en estilo fileteado que dice “El Tugurio”, sobrenombre que le dedicó Osvaldo Soriano hace ya muchos años. La casa es pequeña y cálida, tiene muchas bibliotecas, manuscritos y fotos. También un patio interno donde Osvaldo se sienta para charlar de historia argentina, el tema que más le interesa y que recorre sus libros, películas, notas periodísticas y conferencias.

Normalmente, Osvaldo se levanta a las cinco de la mañana (“La mejor hora, una hora de absoluta tranquilidad”), y se pone a trabajar. Desayuna a las ocho y trabaja hasta pasado el mediodía. Después, a la tarde, se dedica a dar conferencias y viaja mucho al interior (“Nunca voy a decir que no, pese a mis 85 años que me canso mucho, pero los docentes me invitan y yo para hablar con docentes y con alumnos sobre temas históricos siempre voy a estar”).

Su esposa, sus hijos y sus nietos viven en Alemania e Italia, producto de los ocho años de exilio que recibió por escribir La Patagonia Rebelde (“Y eso fue terrible, tener que irse del país por escribir un libro. Porque yo no estaba en ningún movimiento político de ningún tipo”) y Osvaldo viaja cuatro meses al año a visitarlos.

¿Cómo fue la investigación para “La Patagonia Rebelde”?

Fueron largos años, pero con una gran satisfacción, cada día encontraba algo nuevo. Sentía esa alegría que le da al investigador histórico encontrar algo nuevo, como testigos que quieren hablar. Y tuve la suerte de que en la provincia de Santa Cruz fui muy apoyado, principalmente por don Jorge Cepernic. Cuando empecé la investigación era un pequeño estanciero (su padre había sido huelguista), y cuando se enteró me llevó en su pequeño Fiat 600 por esos enormes y largos caminos de Santa Cruz. No estaba nada pavimentado y pegábamos unos saltos bárbaros con ese autito, de estancia en estancia. Porque él conocía a los peones que se habían salvado, que no habian sido fusilados, a capataces, a gente de muchos años, y también a los políticos del lugar. Jorge, ya siendo gobernador, nos va a dar muchas facilidades para poder filmar La Patagonia Rebelde. Sin duda, si pudimos filmar esa película fue por el apoyo que tuvimos del gobernador Jorge Cepernic. Cuando falleció hace unos años le dedique una contratapa del diario Página 121. Porque él, por haber apoyado esa película, sufrió seis años de carcel y le fue intervenida la provincia. Él contaba que cuando estuvo en la cárcel, en La Plata, y al cumplir cinco años en la cárcel pasó el director, un coronel, y entonces le Jorge le preguntó: “¿Merezco tanto castigo por haber hecho esas leyes sociales como gobernador? Y el coronel lo miró y le dijo: “No, usted no está preso por las leyes sociales, usted está preso por haber permitido la filmación de La Patagonia Rebelde”.

¿Qué otras represiones injusta recuerda?

La represión de los hacheros de La Forestal en Santa Fe (1921). La Semana Trágica del gobierno de Yrigoyen (1919). Veo que el Radicalismo, en el caso de la Semana Trágica, nunca hizo la autocrítica sobre estos hechos de su historia. Creo que la autocrítica beneficia la democracia. Cuando un partido político se ha equivocado tiene que reconocerlo. Siempre hacen como que no haya existido. Yo he invitado a los historiadores radicales a debates públicos, en el aula magna de la facultad de Filosofia y Letras. Nunca vino nadie. También a los historiadores militares, pero no aceptan discutir esto. Es que las pruebas son absolutamente contundentes. No han podido comprobar que una sola de mis pruebas haya sido falsa. Y se sirvieron de la persecución, de la prohibición de los libros. Cuando salió el tercer tomo, el libro fue prohibido. El cuarto tomo fue publicado en Alemania, esas cosas que tenemos los argentinos. De un hecho ocurrido en Argentina, tuvo que ser publicado en Alemania, durante mi exilio, y en castellano. Es hasta una fantasía de la realidad.

¿Por qué cree que ese libro despertó tales reacciones desde los gobiernos militares?

Y bueno, porque se mostró la extrema crueldad del Ejército. En la película todo es cierto, cada escena está basada en documentación histórica. No se pudo traer más crueldad porque el público a veces no aguanta demasiada crueldad. Pero, por ejemplo, las palizas que se le daba antes al fusilado, eso no lo traemos. Y la película fue prohibida por el gobierno de Isabel Perón, el 12 de octubre de 1974, a pocos meses de haber sido estrenada. También, ese mismo día, salimos nosotros en las listas de las Tres A, condenados a muerte, nos daban veinticuatro horas para dejar el país. Ese film y esa investigación me costaron ocho años de exilio, y los libros luego fueron quemados en una disposición del teniente Gorleri, diciendo que se queman por Dios, Patria y Hogar, durante la dictadura militar. Recién después al regreso de la democracia pudo restrenarse la película, habian pasado casi diez años de su prohibición, y el cuarto tomo pudo publicarse y tambien la reimpresión de los otros tomos.

¿Y cuál es su opinión sobre el peronismo?

Viví el peronismo, los tres, y por eso puedo hablar y no soy injusto. Evidentemente el peronismo trajo mejoras a la clase trabajadora, sin ninguna duda, pero no cambió el sistema. Siempre digo que el peronismo modificó todo para no cambiar nada. Nosotros vemos que los grandes dominadores siempre han sido los grandes empresarios, los medios de comunicación han estado en empresas privadas y jamás se hizo la reforma agraria. Y como el poder no cambió en Argentina. Y si vemos los nombres de la sociedad rural de esos tiempos, que cofinancio la campaña, son exactamente los mismos nombres de la sociedad rural de ahora. Los Anchorena, Martinez de Hoz, Pereyra Iraola. Algunos de ellos que ya formaban la sociedad restauradora que apoyó a Rosas, que fue quien hizo la primer campaña del desierto. De manera que el peronismo fue una especie de socialismo reformista que mejoró leyes obreras, se puso al tanto de algunos paises europeos que habian tenido gobiernos socialistas, pero realmente no le dio un poder al pueblo para resistir las dictaduras militares. Evidentemente Perón tuvo que irse, o huir, por un golpe militar, lo mismo que otros presidentes argentinos. Y como los gobiernos radicales que no hicieron autocrítica por la represion al movimiento obrero, el partido peronista tiene un gran pecado que es la la formación de las Tres A, durante el gobierno de Isabel Perón, generando crímenes increibles, que deberia generar una fuerte autocritica para ver como fue posible eso. O cómo fue posible, el señor López Rega, que era un cabo de la policía, llegó a ser ministro de gobierno estando Perón. Creo que en ese sentido tienen que hacerse una gran autocrítica.

¿Qué opina de la cuestión simbólica de la historia, apellidos que se repiten, las calles que cambian de nombre?

Bueno, creo que en la sociedad argentina se están realizando cambios. Por ejemplo, usted va al hecho que parece no muy importante como es cambio de calles, de nombres de escuelas, de colegios. Pero estamos logrando varios triunfos, por ejemplo, en Capital Federal había dos colegios que tenían el nombre de Julio Argentino Roca -que es el genocida que existerminó a los pueblos originarios del sur, el hombre que dictó la ley más cruel de la historia argentina, la ley 4144, la expulsión de aquellos extranjeros que practicaran ideologías contrarias al ser nacional (es decir, que se expulsaba a los obreros extranjeros que luchaban por las ocho horas de trabajo) y también fue el que hizo la primer represion obrera, cuando los obreros hicieron la manifestación en La Boca (1904) y ahí murió el primer mártir del movimiento obrero Maniero Juan Ocampo, de 18 años de edad. Además de no haber sido elegido por la sociedad. Sin embargo, su nombre se encuentra en escuelas, colegios, las calles más importantes de la Patagonia se llaman Julio Argentino Roca, el monumento más grande de Buenos Aires no es al General San Martín (a quién lo mandamos al retiro en un caballito flaco) sino a Roca, en un brioso corcel, a pesar que nunca montó a caballo (se puede leer en las memorias de los oficiales: la campaña del desierto Roca la hizo siempre en carroza, no a caballo). Hoy estamos luchando por sacarlo y enviamos el proyecto a la legislatura porteña, pero el macrismo la ha rechazado.

¿Por qué?

El único argumento que nos dijeron fue el conocido “En la historia hay que mirar hacia adelante”. No tuvieron otro motivo. Podrían decir a Roca lo defendemos por tal o tal cosa. Pero no: “En la historia hay que mirar hacia adelante”. Si los alemanes hubieran aplicado ese sistema, entonces tendrían todos los monumentos a Hitler que tenían antes. Es lo que yo les dije a los representantes de la legislatura del macrismo, pero por supuesto no me contestaron. Pero seguimos luchando y un gran triunfo fue que se cambie la calle de Rio Gallegos, que se llamaba General Roca, se le cambió por el nombre de Presidente Néstor Kirchner, que dentro de todo está bien porque ha sido el primer Presidente argentino que nació en la Patagonia, y entonces tiene derecho a que la calle principal de la Patagonia se llama así. Yo había propuesto que se le llame Gobernador Cepernic, que en los pocos meses que pudo gobernar hizo tantas leyes tan realmente populares, como por ejemplo, dos estancias inglesas pasaron a ser del Estado, entre otras cosas. Así que estamos logrando triunfos, hay escuelas que cambian de Roca a quién fuera el primer maestro o director, y que en definitiva son realmente los que merecen, y no siempre solamente militares.

 

Bayer en abril de 2014 en la inauguración de la muestra “Rep: atlas de las bellas artes” en el Museo Nacional de Bellas Artes.
Bayer en abril de 2014 en la inauguración de la muestra “Rep: atlas de las bellas artes” en el Museo Nacional de Bellas Artes.
 
Osvaldo Bayer en julio de 2013 en la Casa Rosada presentando el espectáculo "Tratado de Pax" con textos suyos.
Osvaldo Bayer en julio de 2013 en la Casa Rosada presentando el espectáculo “Tratado de Pax” con textos suyos.
 
Osvaldo Bayer junto a una bandera anarquista en 2003.
Osvaldo Bayer junto a una bandera anarquista en 2003.
 

 

Casa de Osvaldo Bayer en el barrio de Belgrano.
Casa de Osvaldo Bayer en el barrio de Belgrano.

 

Severino Di Giovanni por Osvaldo Bayer, en Los cuentos del timonel

Osvaldo Bayer sobre la desaparición de Santiago Maldonado